Abrimos las puertas de nuestro centro para compartir las últimas novedades que ayudan a ralentizar el deterioro cognitivo tipo Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores, correspondiendo a dos de cada tres de los afectados. Debido al envejecimiento de la población española, este tipo de enfermedades cobran un especial interés por parte de la sociedad. Desde Real Butterfly Neuroterapia creemos que es necesario visibilizar y ofrecer una buena comunicación de las enfermedades de deterioro cognitivo, y en particular, del Alzheimer.

Fuente: www.neuroelectrics.com

Fuente: www.neuroelectrics.com

Por este motivo, abrimos las puertas de nuestrocentro el martes 10 de marzo para desarrollar un taller explicativo e interactivo sobre las últimas novedades en tratamientos no farmacológicos que ayudan a frenar los efectos de las enfermedades de deterioro cognitivo tipo Alzheimer. Tratamientos tan pioneros como el Neurofeedback, una técnica de condicionamiento operante donde los pacientes aprenden a modificar su actividad eléctrica cerebral mediante sencillos ejercicios de estimulación.

El Neurofeedback es una técnica no invasiva, implantada en sus terapias por Real Butterfly, que ayuda a mejorar el patrón de ondas cerebrales invertido presente en enfermedades de deterioro cognitivo. Esta técnica, que consiste en situar de forma determinada una serie de electrodos en un gorro que se coloca sobre el cuero cabelludo, permite evaluar los progresos de manera cuantitativa y cualitativa, emitiendo informes durante el proceso y al finalizar.

Durante el taller sobre deterioro cognitivo tipo Alzheimer, los asistentes pudieron conocer de primera mano las instalaciones del centro y observar cómo funcionan las terapias no farmacológicas impartidas por nuestros profesionales.

A través de nuestras distintas salas, los profesionales de Real Butterfly mostramos las diferentes terapias necesarias para abordar el tratamiento de los usuarios. En nuestra Sala de Estimulación Neuropsicológica, los pacientes trabajan la memoria a corto y largo plazo, la orientación, el lenguaje, el cálculo, el razonamiento, la atención y la percepción. En nuestra Sala de Terapia Ocupacional se trabajan las destrezas necesarias para tener una adecuada autonomía personal en las actividades de la vida diaria (destrezas manuales, percepción sensorial, motricidad fina, coordinación de movimientos, planificación de actividades,…).

En Real Butterfly, centro de mayores, también contamos con una Sala de Fisioterapia donde se realiza rehabilitación y se trabajan la coordinación, la psicomotrocidad y los ejercicios de estimulación para personas con Alzheimer, y una Sala Multisensorial donde se realiza una intervención a nivel sensorial (táctil, olfativa, auditiva) que activa diferentes áreas cerebrales y fomenta la relajación. Además ponemos a disposición de los usuarios una Sala de Ordenadores para reforzar actividades neuropsicológicas y programas específicos individualizados.

En Real Butterfly, empleamos la metodología normalizada y experimentada PRAI para trabajar con personas con deterioro cognitivo tipo Alzheimer. Esta metodología está destinada a abordar de manera integral e individualizada la atención ofrecida a cada usuario, a través de técnicas innovadoras que incluyen escalas que permiten objetivar y precisar la valoración del usuario, marcar objetivos de mantenimiento o mejora y diseñar planes de actuación personalizados.

La Estimulación a domicilio es otro de los servicios ofrecidos por Real Butterfly. Esta va dirigida a aquellas personas que por su estado de salud no pueden desplazarse al Centro Real Butterfly a participar en las terapias, y necesitan mantener o mejorar las condiciones cognitivas, funcionales y físicas. Los principios del tratamiento en casa siempre serán:

  • Estimular y mantener las capacidades cognitivas, físicas y funcionales del paciente de Alzheimer.
  • Dar seguridad y aumentar la autonomía personal del paciente de Alzheimer.
  • Evitar la desconexión del entorno y fortalecer las relaciones sociales.
  • Minimizar el estrés y evitar las reacciones psicológicas anómalas del paciente de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia que afecta en España a una de cada diez familias. Sin embargo, el inicio de los síntomas puede pasar desapercibido durante años. Se calcula que entre el 30% y el 40% de los casos están aún sin diagnosticar. Una detección precoz de la enfermedad y una intervención en personas afectadas por esta enfermedad pueden facilitar que la evolución de la enfermedad sea más lenta y mejore su calidad de vida con la ayuda de terapias complementarias al tratamiento farmacológico que estimulen las capacidades preservadas de los afectados.

Avances en diagnóstico precoz del deterioro cognitivo tipo Alzheimer: biomarcadores cognitivos

Cerebro

La pérdida de memoria episódica es el primer síntoma del deterioro cognitivo tipo Alzheimer, lo cual dificulta la capacidad de relacionar experiencias personales con un momento y lugar concretos. Tanto los especialistas como los familiares deben estar alerta ante este y otros signos que se puedan desarrollar.

Algunos de los signos más frecuentes son: faltar a citas, olvidarse de pagar cuentas, no reconocer a personas conocidas o sentirse extraviado en lugares familiares. La dificultad en la comunicación escrita y hablada es otra de las características de los inicios de este tipo de deterioro cognitivo. También la irritabilidad, inactividad u hostilidad, así como permanecer despierto por las noches o deambular, son actitudes frecuentes (1).

Ante estas situaciones, tal y como ha explicado en la emisora COPE nuestra Neuropsicóloga, Marian Carvajal, es conveniente que la persona visite cuanto antes a un especialista.

 

 

La detección precoz asegura un daño neuronal menos extendido y ayuda a trabajar más eficazmente, utilizando conjuntamente terapias de estimulación y métodos farmacológicos que buscan fortalecer la resistencia neuronal y retrasar el avance de la enfermedad. Esto repercutirá positivamente en el pronóstico del deterioro, retrasando la institucionalización (2) y garantizando la colaboración y participación de la persona afectada en los tratamientos, reduciendo así la ansiedad derivada del desconocimiento del problema (3).

La investigación actual avanza cada día en el desarrollo de nuevas técnicas para el diagnóstico precoz. Prueba de ello es esta publicación sobre nuevos biomarcadores.

En ella se evalúan las diferencias en el mapa de las conexiones neuronales del cerebro (conectoma) de pacientes sin deterioro cognitivo, pacientes con deterioro cognitivo leve y pacientes con deterioro cognitivo tipo Alzheimer. La carga amiloide, relacionada con la pérdida de dichas conexiones, es detectada por medio del biomarcador florbetapir a través de Tomografía por Emisión de Positrones (PET)(4).

 

Escucha la segunda parte de la entrevista a nuestra Neuropsicóloga Marian Carvajal en la cadena COPE.

 

 
BIBLIOGRAFÍA
  1. Tuneu Valls L, Rojas Cano M, Sardans Marquillas M, Paredes Pérez E, Gaona Franco A. Guía de Seguimiento Farmacoterapéutico de los pacientes con Alzheimer. Granada: Universidad de Granada, Grupo de Investigacion en Atencion Farmaceutica; 2006.
  2. Prieto Jurczynska C, Eimil Ortiz M, López de Silanes de Miguel C, Llanero Luque M. Impacto social de la Enfermedad de Alzheimer y otras demencias. [monografía en internet]. Madrid: Fundación Española de Enfermedades Neurológicas; 2011 [acceso noviembre de 2014]. Disponible en: http://www.fundaciondelcerebro.es/docs/imp_social_alzheimer.pdf
  3. Alzheimer’s Association. Diagnóstico de la Enfermedad de Alzheimer y de demencia. [Internet]. Illinois: Alzheimer’s Association; 2012 [acceso noviembre de 2014]. Disponible en: http://www.alz.org/documents/greaterillinois/Diagnosis_.pdf
  4. Prescott JW et al. The Alzheimer structural connectome: changes in cortical network topology with increased amyloid plaqueburden. Radiology 2014; 273(1):175-84.