Migraña

La migraña causa dolor de cabeza que puede ir acompañado de otros síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz. Se define como un dolor de cabeza recurrente, pulsátil e intenso que habitualmente afecta a un lado de la cabeza, aunque puede afectar a ambos. Frecuentemente este dolor es muy intenso y por tanto muy discapacitante para quien lo sufre.

Las migrañas pueden ser hereditarias; pues más del 50 por ciento de las personas con migrañas tienen familiares que también la padecen. Se presentan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres. Aunque puede comenzar a cualquier edad, generalmente empieza en personas entre 10 y 30 años de edad.

Algunas personas que padecen migrañas tienen auras que son síntomas de advertencia antes de que comience el verdadero dolor de cabeza. Son transitorios, progresivos y pueden provocar alteraciones en la visión, sensibilidad, lenguaje, etc. El aura se da entre el 15 y el 20 por ciento de los pacientes con migraña, y tiene una duración entre 10 y 30 minutos.

La fase de dolor suele ir incrementándose en intensidad, teniendo una duración de entre 4 y 72 horas, aunque una pequeña parte de los pacientes la sufren durante más de 48 horas. El tipo de dolor y la zona afectada es variable según el paciente. Estos dolores de cabeza normalmente se sienten palpitantes, son peores en un lado de la cabeza, comienzan como un dolor sordo y empeoran en cuestión de minutos a horas.

Otros síntomas que pueden presentar los dolores de cabeza son: escalofríos, aumento de la micción, fatiga, inapetencia, náuseas y vómitos, entumecimiento, hormigueo o debilidad, problemas para concentrarse, dificultad para encontrar palabras, sensibilidad a la luz o al sonido y sudoración.

Las causas exactas de las migrañas se desconocen, aunque existen varias teorías. Actualmente se cree que la migraña es un trastorno con base genética. Los motivos que lo desencadenan son difíciles de identificar y diferentes según la persona, pero las más frecuentes son herencia, estrés y ansiedad, hormonas, alcohol, falta o exceso de sueño, dieta, cambios de temperaturas, cambios de iluminación, etc.

Aunque todas las migrañas están asociadas con el dolor, difieren en su severidad y su frecuencia. Por lo que es necesario un tratamiento individualizado.

La estimulación con un dispositivo de estimulación eléctrica transcraneal (tDCS) resulta eficaz en dolores de origen central como la migraña, reduciendo la frecuencia y la intensidad de los ataques de migraña y el uso de medicación específica.