Tratamiento

El Tratamiento consiste en un Programa de Estimulación Integral Deterioro Cognitivo, mediante diversas intervenciones diseñadas para mantener la capacidad de las funciones cognitivas no dañadas del individuo y por tanto su autonomía en la vida cotidiana.

Para ello se clasifican en dos grupos:

Prevención:

Mediante Terapias Neuropsicológicas que consisten en Técnicas repetitivas, ejercicios de ayudas sustitutivas y terapias de estimulación de las funciones no afectadas de forma que los sistemas y estructuras cerebrales intactas sepan reaccionar ante los distintos escenarios de la vida diaria, manteniendo así la autonomía el mayor tiempo posible. Abarca distintos campos como la orientación, el lenguaje, el cálculo, el razonamiento, la atención, la percepción, la memoria a Corto y Largo Plazo y la psicomotricidad.

La Terapia Ocupacional también forma parte de la prevención. El terapeuta ocupacional trabaja las carencias del desempeño ocupacional, que competen a la realización de las actividades de la vida diaria, e inciden en el grado de independencia/autonomía del paciente con funciones neurológicas alteradas, adaptándola a cada fase de la enfermedad. Los ejercicios de psicomotricidad y motricidad fina son una parte importante de este capítulo.

Rehabilitación:

La fisioterapia trabaja siguiendo tablas de ejercicios y reproduce los movimientos que se realizan en las actividades de la vida diaria, de tonificación y gestos deportivos, mejorando el aprendizaje motor y re-aprendiendo estrategias motrices eficientes y útiles para el equilibrio, la flexibilidad articular y muscular y cómo evitar lesiones.